Recomendados

Porque tu confianza es nuestra preocupación principal, los negocios no pueden pagar para borrar o modificar sus comentarios. Seguir leyendo.
  • Valoración de 5.0 estrellas
    18/8/2014
    12 check-ins

    Si te gusta el arte sin duda tienes que venir a contemplar las distintas exposiciones que acoge el Centro andaluz de arte contemporaneo. Sus paredes están llenas de historia que sirven de hogar para mostrar el arte más actual. Escultura, pintura, fotografía y cualquier manifestación artística tiene cabida en este lugar.

    Por la tarde y los fines de semana la entrada es gratuita así que no hay excusa para no asistir de vez en cuando y no perderse las muestras que van renovándose casi mensualmente.

    Si quieres curiosear puedes dar un paseo por sus alrededores y también descubrir los detalles que quedan del edificio original.
    Uno de mis lugares preferidos de la ciudad, aunque sea para sentarme en su cesped, y de obligada visita si estás de paso.

  • Valoración de 5.0 estrellas
    14/11/2011
    Primero en comentar

    Uno de mis lugares especiales de la ciudad. Si te gustan los monasterios y la arquitectura seguró que lo disfrutarás. Está ubicado dentro del Monasterio de la Cartuja de Santa María de las Cuevas, que fue rehabilitado para la Exposición Universal de 1992.

    Me gusta la forma en que se conjuga la modernidad y las estructura más antigua del espacio. Aún si no te gusta el arte contemporáneo, disfrutarás del lugar y por supuesto, de sus jardines. Un paseo entre naranjos observando las antiguas maneras de conducir y utilizar el agua... y encontrarás tesoros escondidos, como la torre a la que se accede por una escalera estrecha.

    Allí he vivido muchos cachitos de mi vida, uno de ellos, las tardes en su pequeña biblioteca. Hacíamos un trabajo para estética y elegimos a Sophie Calle. Éramos tres amigas con la creatividad desbordada, consultando libros, haciéndonos fotos y flipando con las historias de esta fotógrafa, que a mí al menos, me marcó.

    ¡Por las tardes entre semana de 19 a 21 horas y los sábados, es gratis!

  • Valoración de 4.0 estrellas
    14/11/2011
    1 check-in

    Aún si no alojara el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, el monasterio de la Cartuja sería de mis sitios favoritos en Sevilla. El lago, que, aunque artificial, te permite tumbarte al sol, en mitad del silencio, junto a un olivo. El huerto por el que caminar entre frutales. La pequeña capilla de luz azulada en una de las puertas laterales de la iglesia central. El mural de azulejos en uno de los edificios cercanos a la entrada del río.

    Pero allí, además, se encuentra una interesante exposición permanente y unas más que dignas (aunque de renovación escasa) exposiciones temporales. Allí ha estado este verano una muestra sobre la música como fuerza social transformadora, que jalonaba el festival veraniego Nocturama.

    Un gran plan cultural, tanto para las tardes de calor de agosto como para las más lluviosas, es llegar al CAAC (no está tan lejos del centro, os lo aseguro) y esperar a que os echen caminando por las largas y blancas galerías o viendo pasar las nubes tras los altos hornos.

  • Valoración de 5.0 estrellas
    16/3/2013

    La Cartuja de Sevilla, alberga el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, fui para visitar la exposición de Ai Weiwei, y me encontré con un lugar que me ha cautivado. Paseando, indagando por sus edificios, jardines, me topé con lugares que no imaginaba, como el jardín llamado la Huerta Grande, de naranjos, cipreses, olivos, en esta huerta encontramos unos edificios que eran capillas del siglo XVI, reformadas como pabellones en el XIX. Me encantó La Capilla de Santa Justa y Rufina de gusto orientalista y la alberca que rodea otro de los pabellones, "ojalá estuviese lleno de agua cuando comience el calor y pudiera darme un baño", pensaba mientras paseaba a su alrededor.
    Tan solo he esbozado uno de los lugares que me sorprendió, existen más lugares de La Cartuja para sorprenderse, la entrada desde la Avenida Americo Vespucio, la sala Capitular, el Claustrillo, el árlbol Ombú dicen que sembrado por el hijo de Colón, etc., en ellos se conjuga historia, cultura, naturaleza, relax,...

  • Valoración de 5.0 estrellas
    14/11/2011

    He trabajado aqui durante dos años, estaba montando y desmontando las expocisiones itinerantes, estas manos han colagado hasta Picassos...

        El sitio no puede ser mas magico, creo que junto con las Reales Atarazanas es el que mas me gusta de Sevilla, no solo ver sus expocisiones sino pasear por el recinto.

        Tiene dos entradas, suelo entrar por  Americo Vespucio, por esa entrada dejas a mano derecha una pequeña capillita, despues esta el patio y despues el monasterio.

        El edificio fue en tiempos monasterio de los Cartujos, cuando se fueron las obras de arte las llevaron a diferentes museos y se quejo como fabrica de loza, "La Cartuja de Sevilla", si paseas por el recinto en la parte de atras, entre naranjos y el gran arbol de pomelos estan aun los secaderos de loza antes de meterlos en los hornos, que es el emblema del centro.

        Antes tenia cafeteria, en la actualidad tiene una sala de maquinas de cafe, refrescos y bocadillos.

        En el jardin se conserva el gran arbol traido de America que sembro el hermano de Cristobal Colon.

        Ademas del museo tienes que ir fijandote en todos los detalles del edificio, no tiene desperdicio.

  • Valoración de 5.0 estrellas
    14/11/2011

    Siempre que se celebra la Bienal de Arte Contemporáneo, me dejo caer por el CAAC. Suelo ir sola, en plan friki, pero me da igual, porque aprovecho cuando estoy haciendo algo por la cartuja y me acerco, y permanezco allí todo el tiempo que de le gana, sin presiones de terceros.

    Me dejo llevar por esos largos pasillos con habitaciones temáticas, en los que es fácil perderse, pues la exposición es enorme, a pesar de que el arte contemporáneo no es mi fuerte, para mí mas que arte es provocación en el buen sentido de la palabra. Divagaciones aparte, para mí visitar el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo es ya una tradición.

    La entrada cuesta 1,80 euros, pero por 3 euros puedes visitar el monasterio y la exposición, las dos cosas, que creo que no tienen desperdicio.

Página 1 de 1