Logotipo de Qype Unirse a Yelp

Qype se ha unido a Yelp para ofrecerte más comentarios, más usuarios y más negocios. Leer más.

Mapa
Editar
  • Calle Espíritu Santo, 26
    28004 Madrid
    Malasaña
  • Información de transporte ¡Muéstrame el camino!
  • Número de teléfono 915 221 986

Recomendados

×
Porque tu confianza es nuestra preocupación principal, los negocios no pueden pagar para borrar o modificar sus comentarios. Seguir leyendo.
  • Valoración de 4.0 estrellas
    26/10/2011

    Un amigo mío llama a este bar 'el bar de los bobos' porque la gente va y se sienta en la terraza aunque llueva, truene o diluvie. Lo cierto es que tiene un emplazamiento inmejorable, en la zona más de moda de Malasaña.Y repletito de esos modernos de revista tan odiables y entrañables al mismo tiempo.

    El caso es que es el típico must go de Madrid para tomar una caña en fin de semana o antes de salir. O un pequeño afterwork. Suele estar llenísimo pero es que tiene un ambiente muy apetecible, música bajita y camareros simpáticos. Y una tortilla de patatas muy rica, todo sea dicho. Ah, y ponen siempre unas aceitunas o unas patatitas con la bebida, algo en peligro de extinción en la capital.

    En definitiva, un sitio HÍPER recomendable si no está hasta arriba; si tienes suerte y encuentras sitio cuando está lleno, pues también se está fenomenal, y más en la terraza, que mantienen todo el año para bobos y no bobos.

    Ah, puedes entrar con tu perrito de moderno, si no hay mucha gente.

  • Valoración de 4.0 estrellas
    28/2/2013

    Reconozco que vivo muy cerca de este bar y que hasta hace poco lo frecuentaba bastante: la decoración es muy bonita, hay exposiciones periódicas de artistas bastante chulos (también algún que otro bodrio, la verdad), la comida está rica (hay menú diario), por lo visto las tartas son deliciosas (no las he probado porque odio el dulce) y las cervezas las tiran muy bien (y para mi esto es crucial para valorar cualquier establecimiento).
    Lo de la terraza es muy curioso; está abierta los 365 días del año, y todos y cada uno de ellos está llena. Da igual que llueva, truene, nieve o estemos a 40 grados a la sobra. Olvídate de encontrar sitio en ella. Y por ponerle otro pequeño incoveniente, todos los camareoros son muy simpáticos, excepto la dueña del local, que es directamente insufrible.

  • Valoración de 3.0 estrellas
    16/7/2012

    Fui con mi amigüita Nahia en busca de algo rico. Dimos un par de vueltas dándonos cuenta que al ser festivo no habría menú del día en ningún sitio. Al final, terminamos en El Rincón, un local en Malasaña con una decoración vintage preciosa y comida (lo que probamos) rica. Pero la atención, dejaba mucho que desear. Pude comprobar a través de las opiniones de internet que no solo era impresión nuestra, y es que como diría mi madre "ni que les fuera a hacer un sinpa"!

    No suelen tener carta, apuntan todos los días en una pizarra los platos que disponen, unos 7 u 8 cada día.

    Pedimos dos platos para compartir. Por un lado los ñoquis, y por otro el Pozole, que según nos explicó la camarera era una especie de guiso mexicano a base de maiz. Los ñoquis estaban estupendos, más de lo que esperaba. La verdad es que me sorprendieron gratamente. Además, la ración era muy abundante, estupenda para compartir.

    Esperamos al Pozole durante bastante tiempo, y al final, le dijimos a la camarera que no nos lo sacara, que nos habíamos llenado con la comida (tomamos algunas tapas algo antes). Bastante bordemente nos dijo que eso lo tendríamos que haber avisado antes. Finalmente, la cocinera nos confesó que nuestro Pozole se le había olvidado por completo y no habría ningún problema para cancelar el pedido. Vaya lío vamos.... Un poco desencantadas, decidimos no tomar postre, y eso que las tartas de la entrada nos miraban con ojitos de pastelitos degollaos.  Así que por 6,50 (gnochis + agua) comimos estupendamente bien.

  • Valoración de 4.0 estrellas
    6/7/2011
    1 check-in aquí

    Si hablamos de terrazas concurridas, ahí está la de El Rincón, en pleno barrio de Malasaña. No importa que llueva, nieve, haga frío o calor. Allí estarán los siempre impertérritos modernos tomando algo y practicando su deporte favorito: mirotear a la gente y criticarla. Como está muy feo ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio, lo reconozco: soy uno de ellos.

    Me gusta mucho esta terraza. Yo tampoco entiendo el motivo, porque no tiene nada de nada de especial: ni los camareros son especialmente simpáticos ni el bar destaca por nada en concreto. Pero la terraza, en plena calle del Espíritu Santo, siempre está de bote en bote. Es el lugar ideal para ir a tomar una caña, para compartir una botella de vino cuando refresca un poco o para beber gin-tonics una tarde cualquiera de domingo.

    Eso sí, prepárate para batallar por una mesa: suele ser misión imposible conseguir una, y por eso quizá los que lo hacen no se levantan hasta varias horas después. ¡Ármate de paciencia!

  • Valoración de 3.0 estrellas
    27/10/2011

    ¿Quién no ha estado sentado en esa terraza y ha dicho "mira ese"?¿ Quién no ha pasado por delante y ha dicho "vaya panda de modernos"?
    Todos hemos querido y odiado este pequeño "Rincón" de Masalaña. En plena calle de Espíritu Santo, que de un tiempo a esta parte, se ha llenado de locales y de gente, se encuentra un bar, que no es de mis favoritos, pero suelo ir de vez en cuando. Me gusta mucho por las mañanas, entre semana, cuando no hay ni dios. Eso sí, lo siento mucho, pero en la terraza sólo estoy en verano!!

  • Valoración de 5.0 estrellas
    21/3/2011
    Primero en comentar

    Hay un bar desde hace muchos años en la calle de Colón que se llama La Ida, pues bien, cuando pasó su época gloriosa, Mira y Eddie abrieron El Rincón, y desde hace unos cinco o seis años que lleva abierto, no creo que haya estado mas de dos meses sin ir. De hecho, soy por épocas una perenne de este sitio. Me siento como en el salón de mi casa y la mayoría de mis reuniones de trabajo las tengo allí.
    De lunes a jueves está desde mediodía hasta las seis de la tarde más o menos, una de las mejores cosas de este café, la gran Cristina Carroquino.
    La comida es deliciosa, y tienen una oferta de bebidas sin alcohol muy interesante(agua de Jamaica, una infusión de flores de hibisco que depura la sangre y está buenísima).
    Por la tarde, tiene la luz más espectacular de Malasaña, apura hasta el último rayo de sol.
    Viva El Rincón.

  • Valoración de 3.0 estrellas
    22/3/2011

    Ideal para las cañas de media mañana. Decorado al estilo ibicenco, está muy bien de precio y la tortilla de patata es bastante buena. En primavera suelen poner una terracita muy, pero que muy cotizada, donde está "PROHIBIDO FUMAR PORROS", según reza un simpático cartel que cuelga de la fachada.

    Lo peor es el más que dudoso gusto de las exposiciones que se cuelgan en las paredes, aunque puede ser casualidad que justo me tocó una muy poco acertada y desde entonces le haya puesto el sanbenito...

  • Valoración de 4.0 estrellas
    22/3/2011

    Ese sitio que te encuentras de paso, no sabes donde meterte y aparece en tu camino, o al menos eso fue lo que me pasó a mí. El Rincón está en la calle Espíritu Santo y su ambiente bohemio me enganchó desde el  minuto uno. Además tanto la decoración como la música le dan un toque que me encanta.

    Cuando hace buen tiempo puedes disfrutar también de su terraza. Las consumiciones no se suben mucho de precio pero no te ponen tapas. Si quieres picar algo puedes pedir unas patatas o similares pero no esperes irte cenado de allí porque no es un bar de tapeo.

    Una de las cosas que más me gustaron de este sitio es que aunque haya bastante gente no te sientes agobiado en ningún momento. No llega a "petarse" del todo. Como curiosidad decir que más de un famosillo se deja ver por allí.

  • Valoración de 3.0 estrellas
    24/3/2011
    1 check-in aquí

    Es uno de los sitios más de moda actualmente en el barrio: un sitio guay para gente superguay ;))
    Bromas aparte, tiene una terraza muy bien situada pero con muy pocas mesas, por lo que es difícil cazar una. Si vas por la mañana, mucho mejor.
    La comida no está mal y si vas con niño y hace mal tiempo o simplemente quieres estar dentro, en la parte más interior, pasando la barra, hay un par de mesas en las que te puedes sentar, y algunos juguetes para que el peque se entretenga un rato. No te despistes mucho porque como estás al lado de los baños y del almacén, es un vaivén de gente entrando y saliendo.

  • Valoración de 5.0 estrellas
    10/8/2011

    Me encanta este lugar para cañear, café o simplemente, comer. El menú recuerdo que es por 10€ y con hambre desde luego no me he quedado. Su terrazita este año tiene un maxi ventilador que echa vapor de agua y se está genial. Es un lugar muy recomendado en mi opinión para empezar el día, tarde o noche.

Página 1 de 1