Logotipo de Qype Unirse a Yelp

Qype se ha unido a Yelp para ofrecerte más comentarios, más usuarios y más negocios. Leer más.

Editar

Recomendados

×
Tu fidelidad es nuestra preocupación principal, por tanto, los negocios no pueden pagar para alterar los comentarios. Seguir leyendo.
  • Valoración de 4.0 estrellas
    7/12/2011

    Llevaba años deseando entrar a comer aquí. No por nada en concreto, simplemente por curiosidad. No conozco demasiado la cocina de estilo árabe, ni es una cultura que me apasione especialmente. Pero cada vez que pasaba por allí con el autobús, éste se paraba en la esquina de Virgen de Luján con Santa Fe, y desde la cristalera lo que veía era la entrada de este restaurante.

    Me costó mucho que mis amigos vencieran sus reticencias iniciales. Pero al final lo conseguí. Cuando por fin me salí con la mía, y fuimos a comer, supe nada más llegar que aquello iba a merecer la pena. Y es que la decoración es simplemente espectacular, como si estuvieras dentro del Ricks de Casablanca, pero mejorado. Además la gente que te atiende hace que ese ambiente de película se acreciente aún más.

    Y para rematar la faena, la comida. No tengo ni idea si la cocina marroquí será realmente así o no. Lo que sé es que merece la pena todo lo que probé. Los sabores a especias abundan en cada plato, el cordero en su punto... y los dulces. Madre mía, qué cosas más buena. Lejanamente me recuerdan a los alfajores de las cajas de mantecados (pero a las buenas, no a las que se compran en cualquier panadería).

    No sé si realmente será como comer en Marruecos o no, pero es una experiencia que merece la pena probar.Mis amigos, tan reticentes ellos, quedaron encantados. Pronto toca repetir, y estoy dispuesto a seguir descubriendo sabores nuevos. Aunque no tenga ni idea si realmente se parecen a los de la auténtica comida marroquí.

  • Valoración de 3.0 estrellas
    29/11/2011
    Primero en comentar

    La primera vez que fui a la casa de Abdul quedé encantada. Realmente fue parecido a comer en una casa marroquí. Trato cercano y amable y comida casera de Marruecos. He repetido en otras muchas ocasiones ya que el cous cous aquí es como en Marruecos.
    Las verduras perfumadas y condimentadas con especias puestas en la parte inferior de la cuscusera, la sémola vaporizada y legumbres y cordero preparados con una salsita buénisima.
    He oído que para que el cous cous sea perfecto, no se debe exceder con ningún ingrediente, debe ser una armonía de sabores en el que ninguno tenga demasiado protagonismo sobre otro. Pues Abdul lo consigue.

    El tallín de pescado o cordero, kefta, falafel, ensaladas, pinchitos... todo lo que te pidas está muy rico y con autentico sabor marroquí.

    Y al final de la comida, lo que más me gusta y considero más exquisito de esta gastronomía: los postres y pastelitos. Los dulcecitos briwat y ghoriba me apasionan: pequeños, delicados y que siempre te dejan con la sensación de querer comerte uno más. La base de su elaboración son las almendras, pistachos, miel, sésamo, vainilla, nueces o coco. Son deliciosos y acompañados de un té a la menta son un regalo para el paladar.

    El local es acogedor, decorado con telas, lámparas, cojines y demás objetos que parecen sacados de un zoco y que nos ambientan a la perfección.
    El precio medio por comensal va de los 15 a los 25 euros.

Página 1 de 1