Logotipo de Qype Unirse a Yelp

Qype se ha unido a Yelp para ofrecerte más comentarios, más usuarios y más negocios. Leer más.

Editar
    • Usuario Qyper soylap…
    • Sevilla
    • 13 amigos
    • 77 comentarios
    Valoración de 5.0 estrellas
    3/1/2009

    es un sitio ideal no solo para celebraciones sino para pasar cualquier tarde. dispone de un recinto de juegos cerrado para niños con piscinas de bolas, y todo tipo de juegos ideales para la psicomotricidad gruesa del niño. tambien dispone de guarderia para bebes, y bar donde los padres pueden esperar a los niños tranquilamente tomando un cafe.
    como unica parte negativa destacaria que los niños tienen acceso solo hasta cierta altura, y si es mas alto de la dicha ya no puede entrar tenga la edad que tenga. el precio es medio dependiendo del tiempo que quieras mantener al niño en la zona de juego. tambien dispone de monitores dentro de la zona de juegos que estaran pendiente de su hijo en todo momento

  • Valoración de 4.0 estrellas
    8/11/2012

    ¡No he podido evitarlo! Aquí me llevaban mis padres cuando era una cría y mi única preocupación era pasarlo bien (bueno, eso no ha cambiado pero ahora, unido a otras cosas) y, como estaba lejos de casa, siempre me ponía aún más nerviosa cuando me llevaban.

    Hoy me he desconectado de puerto perico pero si sigue siendo tal y como lo veía cuando era pequeña aquí, los niños de ahora, también lo pasarán bomba. Yo a los míos, cuando los tenga, seguro que les llevo.

  • Valoración de 4.0 estrellas
    16/8/2012

    Esta historia es maravillosa y quiero compartirla en Yelp. Cuando tenía 10 años inauguraron Puerto Perico y mi colegio fue uno de los invitados a la inauguración. Imaginaros unos 50 niños locos por plantarse en un parque infantil con piscina de bolas y demás juegos y, lo más importante, perdiendo un día entero de clase.

    Allí que nos plantamos las dos clases de 5º EGB con nuestros chándales. Lo primero que vimos fue una especia de dinosaurio vestido de pirata que nos daba la bienvenida y una barra de bar donde los zumos y los refrescos costaban lo que nuestras madres nos habían dado para "comprarnos la merienda".

    Yo, muy valiente y con ganas de pasarlo bien, me planté en la piscina de bolas de las primeras. Cuando mis amigas decidieron entrar en los toboganes que nos hacían caer en nuevas piscinas de bolas, allí que fui yo tras ellas. En este momento es importante que os cuente que yo desde pequeña soy muy grande. Pero grande de que con 10 años medía ya más de 1.60 y tenía prácticamente el mismo cuerpo que ahora. Vale, imaginadme. Como era de esperar me quedé atrapada en un tobogán de esos cubiertos. Y la tirolina casi no aguanta mi peso y me la cargo.

    Pasé mucha vergüenza. No volví a ir, por supuesto. Aunque sea un parque infantil, no está preparado para niños grandes o gigantes.

    Lo bueno y que conservo a día de hoy, es que salimos en todos los periódicos. Yo salí en el ABC corriendo con mis amigas hacia los toboganes del terror, riendo, con una mella considerable y con un chándal de estos que brillaban y era de colores fosforitos.

    Si mi hija no sale gigante, como salí yo, la llevaré 100%.

  • Valoración de 4.0 estrellas
    17/11/2011
    Primero en comentar

    Puerto Perico era el sueño de todos cuando niños. Supirábamos cuando se aproximaban las fechas de nuestro cumpleaños y rogábamos porque nos llevaran allí y nos dejaran hacer el cafre en las piscinas de bolas y demás atracciones. Sólo los más afortunados podían decir que celebraron su cumpleaños en Puerto Perico. Ése era objeto de envidia y admiración.

    Me acuerdo de esa "isla", ese laberinto formado por toboganes, colchonetas y pelotas hinchables, y demás inventiva pensaba para el deleite de los más pequeños. Y me acuerdo de mí mismo dando vueltas por ahí, sin preocuparme nada más que saltar, chocar y pasarlo bien. O en mitad del lago, en las barcas que hacen las veces de coches de choque, yendo por cualquiera que osase ponerse en mi camino.

    Luego, pasaron los años. Ya no teníamos edad para esas cosas. Aunque muy en el fondo desearía que así fuera. O por lo menos que nos dejasen un ratito con la edad que tenemos ahora. Ahora ya no saltamos y hacemos el cafre, aunque nos gustaría. Ahora nos sentamos tranquilamente en la cafetería, mientras observamos cómo disfrutan los hijos de nuestros amigos. Aquellos con los que saltamos e hicimos el loco, y que ahora se mueren de la envidia al ver qué hacen sus pequeños.

  • Valoración de 4.0 estrellas
    5/12/2011

    Nada como ser un niño. Y saltar. Y reír. Y gritar -¡niño no grites!-. Y volver a gritar. Y reír de nuevo. Y zambullirte en esa piscina multicolor de bolas. Y correr.

    ¡Vamos, ven, vamos a los toboganes! ¡No, mejor allí, al laberinto! ¡A ver si me coges! ¡A las maquinitas de juegos, allí, vamos a las maquinitas! ¡¡A las barcas, a chocarnos!! ¡¡Corre, ven!!

    Y reír, siempre reír, felicidad en estado puro.

    Cuando ves a tus hijos, o tus sobrinos, aquí, asalvajados, sudando, chorreando en sudor, de lo que es no parar de saltar, correr, revolcarse, reír, con los ojos rebosando alegría y euforia, te paras, al menos yo me paro, a pensar, a sentir, a ver que no debo ser un mero espectador de lo que allí sucede, que yo también puedo saltar-correr-reír, y entonces mi imaginación vuela, y me meto de nuevo en la piel del niño que soy y llevo, y mi corazón se acelera, y los pies me llevan de un lado a otro, y quieren saltar, y saltan, y la mandíbula se afloja, se destensa, y sonrío, y río, a carcajadas, por tonterías, y tengo unas ganas extrañas e incorrectas ganas de gritar de felicidad ¡¡yabadabadúuuuuu!!

    Nada como volver a ser un niño.

  • Valoración de 4.0 estrellas
    5/12/2011

    Creo que fue uno de los primeros sitios con piscina de bolas y todas estas cosas que hay, ya en casi todos los lugares para los cumples de los peques.

    Hubo una época que absolutamente todos los padres le celebraban el cumpleaños al niño aquí.

    Teniendo en cuenta, que yo en vez de tener niños, soy una más, me lo pasaba pipa.
    Una pena que no pudiera entrar con ellos en la mitad de las cosas, pero en vez de estar con los mayores, estaba con ellos, sólo un rato, pero no podía dejar de darme el gusto.

    A parte de la zona de ellos, está la cafetería, con un ruido espantoso de niños gritando y pasándoselo en grande.

    Hace mucho que no voy, ahora esos niños ya no lo son tanto y los nuevos son otra historia...

    • Usuario Qyper mcri…
    • Sevilla
    • 6 amigos
    • 60 comentarios
    Valoración de 5.0 estrellas
    30/12/2008

    Es el sitio donde todo niño desearía celebrar su cumpleaños. Es un lugar enorme, lleno de juegos de niños, piscinas de bolas, columpios, absolutamente todo con lo que un niño sueña para pasar una tarde divertida. Como digo, es un sitio estupendo para las celebraciones infantiles,solo tienes que contratar el servicio y ellos se encargan de organizarlo todo. Perfecto para tener controlados a un grupo de niños de una forma muy seegura en un espacio lleno de posibles actividades.

Página 1 de 1

Sobre este negocio

Especialidades

Puerto Perico es un parque infantil pionero en España, con mas de 18 años de historia, en celebracion de cumpleaños, fiestas.

Nuestro local consta de 1,500 metros cuadrados de instalaciones, con piscinas de bolas, toboganes, castillos hinchables, dos cafeterias, terraza exterior, Chiquiteca.......

Conoce un poco más sobre la historia de la empresa

Fundado en 1995.

Un grupo empresarial Andaluz decide apostar fuerte por esta original idea, partiendo de la necesidad que tienen los niños de instalaciones de este tipo, seguros de la utilidad, el buen funcionamiento y aceptación por parte del público, tomando como ejemplo  otros Parques Infantiles que funcionan con total éxito en otros Países.